ENERYOU, EL GAS ESPAÑOL MÁS BARATO PARA PYMES Y GRANDES EMPRESAS

Consejos de mantenimiento para hornos de gas natural

Si tu negocio utiliza gas natural, Eneryou tiene la mejor tarifa de gas natural para autónomos, PYMES y empresas. La más barata, de origen 100% español y más sostenible.

Consejos de mantenimiento para hornos de gas natural

Los hornos de gas natural se consideran una pieza esencial en numerosas cocinas, restaurantes y otros establecimientos comerciales, gracias a su capacidad para proporcionar eficiencia y versatilidad en la preparación de comidas. Sin embargo, para garantizar su rendimiento óptimo y prolongar su vida útil, resulta crucial estar al tanto de las prácticas de mantenimiento adecuadas.

En Eneryou nos encargamos de desvelar los consejos de mantenimiento indispensables para cuidar y potenciar el funcionamiento de tus hornos de gas natural. De esta manera, te asegurarás de mantener un nivel de excelencia en cada preparación culinaria. Desde pautas de seguridad hasta estrategias para optimizar la eficiencia energética y consideraciones sobre su limpieza, descubrirás como mantener tu horno en condiciones óptimas para un desempeño confiable y constante.

Limpieza del horno

Comenzamos destacando la importancia de la limpieza de los hornos de gas, un procedimiento esencial que no debe pasarse por alto. Este acto desempeña un papel crucial en la garantía de un entorno de cocción seguro y saludable, además de contribuir al mantenimiento de su rendimiento óptimo y la prolongación de su vida útil, ya sea para hornos utilizados en entornos domésticos o en el ámbito empresarial y comercial.

Antes de ponerte manos a la obra debes tener en cuenta varios aspectos. Primero, échale un vistazo a las recomendaciones del fabricante y las normativas de seguridad en hornos de gas

natural ya que suelen especificar aquellos productos que pueden afectar de forma negativa a los materiales con los que está fabricado. Evita limpiadores abrasivos que puedan dañar el revestimiento interior.

Una vez que has comprendido esta etapa fundamental del proceso, es fundamental adquirir y preparar las herramientas específicas necesarias para llevar a cabo la limpieza del horno de manera efectiva y segura. Es crucial evitar el uso de cepillos con cerdas duras o estropajos de acero que puedan causar daños no deseados en el electrodoméstico. Se recomienda encarecidamente emplear paños de cocina suaves o utensilios de limpieza más flexibles para evitar posibles daños. Además, no olvides la importancia de utilizar guantes adecuados para proteger tus manos durante el proceso de limpieza. 

Ahora sí, es hora de limpiar. Antes de comenzar cualquier limpieza, asegúrate de apagar el horno y permitir que se enfríe completamente. El manejo de un horno caliente puede ser peligroso y aumentar el riesgo de lesiones. Eso sí, si hay derrames frescos en el horno, sécalos inmediatamente con un paño para evitar que se quemen y se adhieran a la superficie. Esto también ayuda a prevenir la generación de humos y olores desagradables durante el uso posterior.

Cuando el horno esté completamente apagado y haya alcanzado la temperatura ambiente, procede a quitar con cuidado las parrillas y bandejas del interior del horno. Luego, límpialas minuciosamente con agua caliente y jabón para eliminar los restos de alimentos y la suciedad acumulada. En caso de que los residuos estén pegados con firmeza, puedes considerar dejar las parrillas y bandejas en remojo para ablandar los restos antes de proceder con la limpieza. Una vez que hayas eliminado los residuos, asegúrate de enjuagar las parrillas y bandejas de manera exhaustiva y sécalas por completo antes de volver a colocarlas dentro del horno para un uso posterior. 

Para limpiar el interior del horno utiliza un paño húmedo o una esponja suave con una solución de agua caliente y detergente suave para limpiar las paredes y el techo del horno. Si hay manchas persistentes, una pasta de bicarbonato de sodio y agua puede ser efectiva. En el caso de que el horno de gas sea un electrodoméstico de un restaurante, se deben usar aquellos productos específicamente diseñados para eliminar grasa y residuos.

Desmontar las partes móviles para limpiarlas a fondo es un punto a destacar. Los quemadores y perillas pueden acumular grasa y mugre con el tiempo. Retira con cuidado las perillas y límpialas con un paño húmedo. Utiliza un cepillo de cerdas suaves para limpiar los quemadores de gas y asegúrate de eliminar cualquier obstrucción que pueda afectar a la distribución del calor.

Además de la limpieza profunda, es recomendable realizar una limpieza superficial regular después de cada uso. Esto ayudará a evitar que los restos de alimentos se quemen y se adhieran al interior del horno de gas natural. También conseguirás prevenir olores desagradables y humo durante el cocinado, mejorando la calidad y salud de tus platos.

La limpieza periódica y el mantenimiento de hornos preventivo, revisando los componentes del electrodoméstico concienzudamente, como las conexiones de gas natural, la calibración de termómetros o contar con un encendido y apagado seguro, ayudará a identificar problemas, solucionarlo a tiempo y conseguir una total seguridad en hornos de gas.

¿Cada cuánto se debe limpiar el horno?

Es importante destacar que el horno de gas natural se debe limpiar de forma frecuente y no solo cuando se vea manchado en exceso o se vea suciedad en la bandeja de cocción. ¿El motivo? El mismo vapor que emiten las comidas al ser cocinadas proliferan bacterias que se quedan en el electrodoméstico.

Dicho esto, la frecuencia recomendada para limpiar un horno de gas puede variar dependiendo del uso y de la cantidad de residuos y alimentos que se cocinen regularmente en él. Sin embargo, en general, se sugiere realizar una limpieza profunda al menos cada seis meses, es decir, como mínimo dos veces al año.

Si nos referimos a un horno de gas ubicado en un entorno comercial, como un restaurante o un establecimiento hostelero, la frecuencia de limpieza recomendada suele ser diferente. En este caso, se aconseja realizar una limpieza profunda al menos una vez al mes. Sin embargo, la frecuencia de limpieza puede variar según la cantidad de cocción que se realice y el tipo específico de alimentos que se preparen en el horno. Dependiendo del volumen de trabajo y de la naturaleza de los platos cocinados, es posible que se requiera una limpieza más frecuente para mantener el horno en óptimas condiciones higiénicas y de funcionamiento.  

Esto ayudará a prevenir la acumulación excesiva de grasa, aceite y residuos de alimentos, lo que a su vez puede disminuir el rendimiento del horno de gas natural y provocar olores desagradables durante la cocción. La limpieza periódica y el mantenimiento preventivo no solo prolongarán la vida útil de tu horno de gas, sino que también contribuirán a mantener un ambiente de cocción saludable y eficiente.

Optimización energética

 

Pero la limpieza del horno de gas natural representa solo una fracción mínima de las actividades necesarias para extender la durabilidad de este electrodoméstico y alcanzar eficiencia energética hornos. La optimización energética en hornos de gas natural es esencial para reducir el consumo de energía y los costos operativos, al tiempo que se maximiza la eficiencia y se minimiza el impacto ambiental. 

A fin de garantizar una prevención efectiva de posibles averías en los hornos y para lograr una optimización energética óptima, es crucial, tal como se ha mencionado anteriormente, llevar a cabo un mantenimiento apropiado y regular de estos dispositivos. Al realizar esta tarea de mantenimiento de forma periódica, podremos asegurarnos de que los hornos funcionen de manera eficiente y eficaz, al tiempo que logramos reducir significativamente el consumo de gas natural. 

Pero puedes hacer mucho más para conseguir una correcta optimización energética. Asegurándote de que el horno está bien aislado, minimizarás la pérdida del calor del mismo. También puedes instalar sistemas de control avanzados, como termostatos de hornos de gas programables y dispositivos de control de temperatura y reguladores de gas, que optimizarán el uso de energía.

Como cualquier electrodoméstico, los hornos de gas natural puede estropearse o romperse. A la hora de coger uno nuevo o si tienes que realizar alguna sustitución de piezas en hornos de gas apuesta por modelos o elementos energéticamente eficientes. Además, utilizar utensilios de cocción con un buen aislamiento térmico puede ayudar a reducir el tiempo de cocción y, por lo tanto, el consumo de gas. 

En el caso de restaurantes y establecimientos comerciales, además de todo lo anterior, realizar una programación de uso de hornos es esencial. Así evitar dejarlos encendidos de forma innecesaria y trabajar con ellos de forma eficiente puede generar ahorros significativos de energía. También es importante concienciar al personal de la eficiencia energética, enseñándoles a cargar los hornos de manera correcta, mantener un control adecuado de la temperatura y seguir las normas, entre otras cuestiones.

¿Cuánto consume de media un horno de gas natural?

 

El consumo promedio de un horno de gas natural puede verse influenciado por una variedad de factores, como el tamaño y la eficiencia del equipo, junto con la duración de los procesos de cocción y la temperatura seleccionada para los mismos.

En líneas generales, se estima que el consumo de un horno de gas natural en un entorno doméstico puede oscilar entre 1,5 y 2,5 kilovatios por hora (kWh), aunque estos valores pueden variar dependiendo de la capacidad y el rendimiento específico del horno de gas.

Por otro lado, para un horno de gas natural en un entorno comercial, tal como un establecimiento gastronómico, el consumo promedio tiende a fluctuar entre los 30 y 60 kWh, dependiendo de la carga de trabajo y la capacidad operativa.

Para obtener una estimaciónn más precisa del gasto de gas asociado al uso del horno, resulta aconsejable revisar detalladamente las especificaciones proporcionadas por el fabricante, además de mantener un programa de mantenimiento preventivo adecuado. Asimismo, verificar la información suministrada por el proveedor local de gas natural puede brindar datos más precisos y actualizados sobre el consumo energético del horno en cuestión. 

Las averías más comunes de un horno de gas y cómo evitarlas

 

Para evitar la aparición de las averías más frecuentes en los hornos de gas, es importante realizar un mantenimiento adecuado y tomar ciertas precauciones preventivas. Algunas de estas averías comunes y las medidas preventivas correspondientes son las siguientes.

Dificultades con el sistema de ignición y llama irregular debido a la acumulación de residuos y suciedad en los quemadores son problemas comunes que pueden surgir en los hornos de gas. Para prevenir este inconveniente, se vuelve imprescindible llevar a cabo una limpieza regular tanto de los quemadores como de la superficie del horno.

Los fallos en la temperatura desigual, que pueden ser el resultado del desgaste de las piezas internas, son preocupaciones adicionales que podrían surgir. Mantener un programa regular de inspección de los hornos de gas puede resultar beneficioso al identificar y reemplazar oportunamente las piezas dañadas.

Asimismo, las obstrucciones en los conductos de gas provocadas por la acumulación de polvo y suciedad son capaces de generar reducciones en el flujo de gas, lo que puede afectar significativamente la eficiencia del horno. Una inspección y limpieza regulares de los conductos asegurarán un control adecuado de las fugas de gas y un suministro ininterrumpido y eficiente.

Los problemas relacionados con los controles y componentes eléctricos, que pueden impactar la capacidad del horno para mantener la temperatura deseada, también son cuestiones relevantes. Realizar pruebas periódicas de los controles y llevar a cabo un mantenimiento eléctrico preventivo puede contribuir a prevenir posibles fallos.

Por último, los fallos durante la apertura y cierre de la puerta debido a problemas con el sellado o la bisagra pueden ocasionar pérdidas de calor significativas. En tales casos, se recomienda encarecidamente reemplazar las piezas dañadas para garantizar un rendimiento óptimo del horno.

Al adoptar una rutina de mantenimiento preventivo y realizar inspecciones periódicas, es posible prevenir las averías más comunes y garantizar un rendimiento óptimo y duradero del horno de gas. Además, es aconsejable contar con el servicio técnico de hornos de gas para cualquier reparación o mantenimiento complejo, lo que puede ayudar a evitar daños mayores y asegurar la seguridad del horno y el entorno circundante. 


Los hornos de gas natural desempeñan un papel fundamental en la cocina, tanto doméstica como comercial. Siguiendo nuestras pautas de mantenimiento, que incluyen una limpieza regular y medidas de optimización energética, podrás garantizar un funcionamiento óptimo y duradero de tu horno. Y si necesitas ayuda relacionada con el suministro de tu energía, con Eneryou te aseguras de mantener un entorno de trabajo y doméstico seguro y eficiente en tu día a día. 

Si tu negocio utiliza gas natural, Eneryou tiene la mejor tarifa de gas natural para el canal HORECA, más barata, de origen 100% español y más sostenible.

Artículos relacionados

Si aún no eres cliente,
te llamamos.

    O llámanos GRATIS

    900 900 129

    Si aún no eres cliente,
    te llamamos

      O llámanos GRATIS

      900 900 129